DESTINOS INTERMEDIOS. Octavio Escobar Giraldo.

Estándar
EL PUNTO EN COMÚN DE LOS INTERMEDIOS.                    Una aventura de carretera.
 

octavioEscobar


Los distintos destinos de los personajes de esta breve pero concisa novela confluyen y se encuentran en la cotidiana violencia de Colombia.

Esta aventura de carretera, como el mismo autor la denomina se desarrolla en el departamento del Tolima, zona central de Colombia, en una ciudad pequeña e intermedia situada a un costado del río Magdalena, testigo presencial y eterno de la violencia del país.

Así, ubicados ya en un espacio geográfico, imaginamos y sentimos el calor abrasivo y el aire seco que acompañan las lentas corrientes del río Magdalena, las lentas y calurosas horas de una tarde de un día cualquiera en un pueblo rivereño.

Con un ritmo veloz y seguro, Octavio Escobar arma con cuidado las pequeñas piezas del rompecabezas que implica cada personaje, personajes que a primera vista parecen no tener nada más en común que el ser colombianos, pero que en el transcurrir de la historia los distintos caminos y destinos cobran su relación y coherencia con las otras historias.

Destinos intermediosLa aventura que comparten Paula Cristina y Érica de ir a la ciudad de Honda para encontrase con dos amigos Juan Agustín y Mario, se cruza posteriormente con la tenebrosa presencia de Ángel Sombras, un mafioso que impone su voluntad gracias a su séquito de matones que respaldan con la fuerza de las armas y el miedo.

Salvador Espejo que desde su maratón de chistes radial da humor a la historia, y ameniza a distancia y sin saberlo el drama de un país sacudido por la mafia, la violencia y la delincuencia. El misterioso hombre de gabán largo, con quien comienza la novela, y que en su misterio y silencioso monologo atraviesa el centro de Bogotá acariciando su revolver calibre 38, pensando, esperando su momento…

Jimena Sombras una cantante que gozaba de la fama y el renombre nacional y ahora opacada y cuestionada por su relación amorosa con uno de los capos más buscados, justifica lo que o tiene justificación. Las prostitutas que gravitan como moscas alrededor de ese mundo de sexo y sangre y que son un mero fondo decorativo.

Un micro cosmos muy bien presentado, personajes que resumen y condensan parte de la sociedad colombiana, enferma y violenta. Una exposición inteligente y real de esta Colombia acorralada y sin ánimos de querer redimirse.

Ficha del libro

Título: Destinos intermedios.  Autor: Octavio Escobar Giraldo. Editorial: Intermedio. Páginas: 208.

PLEGARIAS ATENDIDAS. Truman Capote.

Estándar
El llanto de las plegarias no atendidas. 

Plegarias


 

Era Truman Capote y guardo de sus lecturas el mayor cariño, el más grande divertimento. Además la portada del libro se mostraba tan llamativa: el mismo Capote bailando con la siempre simpática y eterna Marilyn Monroe.

No había duda, no podía ser malo.

 

Según el prólogo al libro, escrito por su editor Joseph M Fox, advertimos que lo que buscaba inicialmente el autor era una obra de dimensiones descomunales, al mejor estilo proustiano; retratar la sociedad norteamericana de su tiempo, mostrando y señalando las prácticas sociales, culturales y morales.

El resultado, un retrato pálido, sin forma y esnob. Intento fallido.

 

Tres capítulos conforman las plegarias atendidas de P.B. Jones, el protagonista de estas historias, que en muchos aspectos debe ser el mismo Truman Capote. Monstruos perfectos; aristócratas, artistas, actores de Hollywood, esposas desdichadas e infelizmente ricas, pseudo intelectuales y arribistas, todos entregados a sus fiestas y orgías de glamour, en hoteles de lujo o en casas de recreo bebiendo, sentenciando y etiquetándolo todo, creyéndose por fuera de la vida misma.

Con ansías comencé su lectura y en el transcurrir de la misma, mientras avanzaba entre sus páginas, notaba como mi atención e interés decaía, desaparecía. “Pero si es Truman Capote” me decía angustiado, me recriminaba, mientras me negaba a abandonar su lectura.

Confundido, seguía sosamente una lectura que mostraba pequeños destellos de brillantez y muchos datos que se me asemejaban a extractos de prensa rosa, esa que llaman eufemísticamente “periodismo del espectáculo”.

 Truman

Seguían pues desplegándose hoja tras hoja todos estos monstruos variopintos, monstruos imperfectos carentes de personalidad, de fuerza y vigor. Pasan las hojas unas tras otras y la historia parece gravitar sobre una densa niebla que no permite que la narración llegue a algún lado, que pase de ser sólo habladurías y comentarios vacuos.

Quizá estos breves relatos no son más que una discreta ventana hacia los últimos años de decadencia de Capote.

Aún así P.B Jones, (ese hijo de puta nato, como se describe así mismo) logra cautivar en ciertos episodios con un humor ácido y cínico.

 

 

George Sprott 1894-1975.

Estándar
Los colores nostálgicos de Seth.

SETH

El historietista canadiense Seth, autor de ésta novela gráfica  transmite en cada viñeta, en cada trazo suyo una nostalgia y una atmósfera melancólica que provoca y evoca tiempos pasados, tiempos perdidos.

El libro cuenta la intimidad detallada de nuestro panzón protagonista George Sprott, el veterano presentador de la cadena televisiva CKCK; el amigo, el hombre.  Con una narración omnisciente y omnipresente (al mejor estilo voyeur), el autor de desliza entre los momentos más relevantes de la niñez, la madurez y su vejez; así como no muestra sus ideas más íntimas.

George Sprott

Primera edición

Complementan esta especie de biografía, testimonios de personas que estuvieron cerca a su vida, personas que de una u otra forma compartieron espacios con él.

Las cortas historias que operan como pequeños capítulos nos muestran las miserias, las aventuras, las conquistas sexuales y sus creencias.

Más de sus propias palabras.

La narración gráfica, el uso del color según el tiempo que se narra es una bella herramienta para situar y ubicar al lector en dicho momento. Entre el dibujo y la creación de los espacios en arquitectura a escala y su fotografía la historia se hace cada vez más creíble, más real.

El libro en su diseño es una obra de arte, un exquisito tesoro y de una presencia casi obligada en la biblioteca de todo lector amante de los cómics.